• 19 abril, 2021
  • Last Update 16 abril, 2021 11:18 am
  • España

¿De qué político te gustaría ser mascota?

¿De qué político te gustaría ser mascota?

Si fueras una mascota, ¿preferirías ser el perrito de Esperanza Aguirre o el tigre de Santiago Abascal?

Gail Collins ha publicado un artículo de opinión en el New York Times que se hace la misma pregunta entre Ted Cruz o Mitt Romney, tras la noticia de que el primero, senador de Texas, se había ido de vacaciones a México dejando a su perro Snowflake en su casa de Houston, con la tormenta de nieve y frío que está asolando esa zona en estos días.

En realidad, se trata de criticar que el senador de un estado se vaya de visita familiar en mitad de un temporal que está dejando a muchos de sus electores sin luz y sin calefacción. En todos los sitios cuecen habas.

En España, no han trascendido grandes noticias de las mascotas de nuestros políticos, más allá de algunas fotos promovidas en época electoral con el propósito de humanizar al candidato, al mismo nivel que dar un beso a un niño.

Pero sí hubo una ocasión en que los animales se colaron en la campaña. Fue en las elecciones del 2019, cuando antes del debate del 10N, Albert Rivera, entonces candidato de Ciudadanos, colgó un vídeo en Instagram enseñando al perro Lucas.

La respuesta no se hizo esperar, pues esa campaña estuvo plagada de sorpresas que ponían a prueba el sentido del ridículo de cualquiera. El canal de Twitter de VOX publicó este tweet de su líder Santiago Abascal:

Es curioso que no haya encontrado ninguna referencia sobre el origen de la foto y del tigre domesticado que aparece en ella. Los grandes felinos no son animales fáciles de mantener en cautividad en condiciones óptimas. Son una especie salvaje, por mucho que se puedan amansar a ejemplares concretos y, cuando caen en manos particulares, su situación suele ser deplorable. La diferencia de que sea propiedad de un amigo rico suyo o de alguna empresa de alquiler de animales para cine o TV es abismal. Nadie se hizo esa pregunta en su momento.

Otra mascota, anterior a Lucas y al tigre anónimo, fue Pecas, el perrito de Esperanza Aguirre, que se hizo famoso allá por el 2015. Con polémica incluida por la foto siendo arrastrado por la acera, tuvo perfil propio en Twitter, siendo muy activo y peleón.

Foto: Susana Vera. Reuters
Cuenta de Twitter de Pecas

Usando la voz de Pecas, su cuenta se utilizaba para decir las bondades de Aguirre

Pero también para meterse con los contrincantes políticos, con modos que seguramente ni un perro utilizaría

Cuando no insultaba directamente a rivales políticos con total libertad, porque, ¿quién puede pedir responsabilidades a un perro?

Pero, ¿quién estaba detrás de lo que decía Pecas?

Así es, tras la muerte de Pecas, muchos medios publicaron lo que hasta entonces era solo un rumor, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso fue la voz de Pecas en Twitter.

Si fueras un animal, ¿de quién querrías ser mascota? No es fácil, sea como sea vas a aparecer desde cachorro en videos en los que no quieres salir, fotografiado con señores que matarían con gusto a tus hermanos salvajes o usado para poder insultar o adular impunemente. ¡Si ellos pudieran opinar!

administrator
Bloguero y divulgador de temas de naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *