Entre lobos y mastines

Mucha culpa de que el lobo ibérico sobreviva y conviva con los ganaderos la va a tener el mastín español, el verdadero mastín español.

Debo reconocer que no me gusta el término animalista. Sé que está muy de moda, que mucha gente se autodenomina así con orgullo y que sirve para diferenciarlo del ecologista, que es aquel que lucha por todo el medio ambiente. Y como no me quiero ganar enemistades gratuitamente, voy a explicar por qué.

No puedo evitar asociar el término animalista con cierto radicalismo de pensamiento que es completamente ajeno a mí. La defensa de los animales no puede estar por encima de todo lo demás, al igual que no lo está tampoco la defensa de la naturaleza.

Embed from Getty Images

Es de ignorantes pensar que vamos a poder salvar a los lobos o a los bosques tropicales imponiendo su conservación sin contar con el ser humano que vive allí. No podemos pretender, desde nuestro cómodo sillón de ciudad, que pueblos enteros malvivan mientras que con la caza o la venta de la madera pueden ganar en poco tiempo lo mismo que todo un año de duro trabajo.

Si bien es cierto que muchos de los problemas son generados por el ser humano, la solución pasa también por el ser humano, y es más, por el mismo ser humano, convirtiendo al leñador en guarda forestal y al cazador en guía turístico.

El problema del lobo en España tiene muchas aristas, pero la solución pasa irremediablemente por los ganaderos.

Pero mientras en el mundo se está discutiendo la importancia del lobo para mantener sanos los ecosistemas (ver artículo revista Nature aquí)

en España, las asociaciones de ganaderos, las de cazadores y los gobiernos con mentalidades poco abiertas al cambio, pretenden ir dando pasos atrás, volviendo a políticas de exterminio más propias de los años 70.

Eldiario.es: El Ministerio de Medio Ambiente se lanza a la caza del lobo español

Pero no es verdad que la ganadería sea incompatible con el lobo. Muchos ganaderos de León, Asturias y Galicia siguen pastoreando en zonas donde el lobo siempre se ha mantenido, y siempre han convivido.

El problema es que en el resto de España, al hacerlo desaparecer, se volvió a una ganadería extensiva donde no era necesario guardarlo por las noches o vigilarlos por el día, por eso ahora tienen miedo al lobo. Tendrían que cambiar muchas cosas antes de poder convivir con ellos.

Embed from Getty Images

Por eso, lo inteligente no solo es proteger al lobo, sino dotar a los ganaderos de herramientas para poder contrarrestar los posibles ataques. De hecho, para los ganaderos al norte del Duero, el principal problema no son los lobos, sino la degradación de las cañadas reales o la falta de pastos en los puertos de montaña.

Tercerainformacion.es: Recuperando al Mastín para conservar al lobo

El perro pasa por ser una parte fundamental para ayudar a proteger al ganado y mejorar por tanto la convivencia, pero ojo, no cualquier perro ni de cualquier manera. Tras el desarrollo de los concursos de belleza y la desaparición del perro funcional de la mayor parte del país por la extinción del lobo, nos hemos encontrado con dos tipos de morfologías muy diferenciadas: Los perros de exposición, grandes, muy grandes, con muchos pliegues en la piel, pesados y que llevan generaciones sin pisar el campo, y los de trabajo, más ligeros, sin tantos pliegues, duros para aguantar grandes caminatas y comidas fugaces, con un sentido de protección del ganado agudizado por generaciones y generaciones ligadas al campo.

A veces, los propios medios conservacionistas vendemos la solución de los mastines como la panacea, como el recurso mágico para evitar los ataques del lobo pero, si no usamos el ejemplar adecuado, el resultado puede no ser el esperado.

DSC_0015

Como ocurre con otras razas, como los pastores alemanes o los malinois, las líneas de trabajo se rigen por normas diferentes a las líneas de belleza, pues la selección de ejemplares se hace con un objetivo diferente. Como explica perfectamente Pablo Gómez de Mayora en la siguiente entrevista, la intromisión de mastines de criadores de belleza para cuidar ganado da pie a frustraciones que acaban con el efecto contrario: si el recurso infalible  del mastín no funciona, solo quedará la escopeta.

Hay quienes dicen que los mastines de ganado no se venden, se regalan de pastor a pastor. Lo cierto es que es importante elegir buenos perros que lleven la protección en la sangre, tengan una morfología adecuada para trabajar y que prácticamente nazcan entre el ganado para que el vínculo sea perfecto. Si se hacen las cosas bien, sí que los mastines pueden ser el recurso dorado que hará la convivencia entre hombre y lobo, posible.

Para saber más sobre mastines y lobos podéis ver:

http://elmastindecampo.blogspot.com.es

 

Acerca de Patricio Jiménez (132 Artículos)
Bloguero y divulgador de temas de naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: