Cómo sobrevivir a una exposición canina

Cuando adquirimos un perro de raza, empujados por el amor de “padres” o por el consejo del criador, siempre surge la idea de asistir a una exposición de belleza. Si nunca has asistido a ninguna y te asaltan las dudas, aquí encontraras respuestas sobre qué es y qué hacer en una exposición canina.

Las exposiciones caninas de belleza están reservadas a perros con pedigrí. Para poder adquirirlo, el criador debe estar inscrito en la Real Sociedad Canina de España (RSCE), y debe inscribir todas sus camadas en el Libro de Orígenes. Solo así, y tras el pago de las correspondientes tasas, la RSCE te dará un papelito que dirá que sus padres y sus abuelos ya estaban registrados como animales de esa misma raza. Ya está. No aporta ninguna información más, ni asegura nada más.

La primera Expo canina oficial fue en 1859 en New Castle-on-Tyne, Inglaterra. Los ricos ya tenían un lugar donde demostrar que sus perritos eran los más guapos. La cosa fue evolucionando y creciendo hasta lo que es hoy en día. ¿Estamos listos para participar en una?

PRIMER PASO

IMG_0432

Mi recomendación es empezar por participar en un concurso canino. Un concurso es como la segunda división de las exposiciones. Normalmente, se hacen como un evento más de una feria de ganado o de las fiestas del pueblo. Los medios son más “rústicos” y los jueces son personas que están haciendo prácticas antes de poder juzgar en la primera división. Los concursos se distinguen fácilmente porque solo hay un ring y la moqueta es escasa, pero también hay menos perros y los que hay son tan novatos como tú, así que incluso ganar entra dentro de lo posible.

expoalcalá2007 57

Pero, ¿ganar?, ¿ganar el qué? Una copa, una medalla y como mucho un saco de pienso del patrocinador (Arion y Royal Canin abundan, así que si le das pienso de calidad a tu perro no te interesa mucho) pero, sobre todo, ganas mucha autoestima y la posibilidad de fardar ante tus amigos.

ENTRADA AL RING

Si puedes contener a tu perrito al lado del ring, verás que el juez les toca la grupa, la boca y luego les hace correr en círculos y en línea recta. Se trata de ver si el perrito cumple rigurosamente con el estándar morfológico escrito para cada raza (aquí pongo un estándar de ejemplo). Esas normas sobre cómo debe ser el perro es lo que el juez debe determinar palpando, mirando su figura estática y después viendo el movimiento al correr. La actitud del perro debe ser serena y armónica… si lo consigues.

expoalcalá2007 4expo valladolid41

Y es que cuando entras al ring por primera vez te das cuenta de que tu perro no está acostumbrado a estar rodeado de amigos sin poder ir a saludar, por lo que eso de que se quede quieto, con las patas rectas, la cabeza erguida y el pecho fuera es misión imposible. Al echar a correr la cosa no mejora. Ese recurso tan de tu gusto de que mordiera la correa para que no tirara se vuelve en tu contra. Lejos de un trotar armónico, es una suerte de brincos, cabriolas y tirones en sentido contrario al tuyo. Además, las primeras veces se tiende a correr muy deprisa para ver si el perro se encarrila, pero el resultado es volver junto al juez sin resuello, despeinado y con cara  de “no puedo hacer más”.

LA PRIMERA DIVISIÓN: C.A.C., C.A.C.I.B. y B.I.S.

Si a pesar de la experiencia del concurso decides lanzarte al mundo de las exposiciones caninas debes aprender una serie de cosas.

expo talavera 20089

Las exposiciones caninas ya suelen ser eventos autónomos, unidos como mucho a Ferias sobre mascotas o a otras exposiciones como las de gatos. Se suelen hacer en grandes recintos feriales donde hay muchos ring porque se inscriben cientos de perros pero, la característica principal, es que se ha puesto moqueta como si no hubiera un mañana.

Las razas están divididas en 10 grupos y a cada una se le asigna un ring y una hora. Dentro del tiempo para cada raza se les hace entrar por grupos de edad y de sexo. Normalmente hasta los 5 meses no pueden participar, aunque algunas sociedades caninas los admiten desde 3. Una estructura básica de participación por raza sería esta:

Clase Campeones (C.CH.)
Para los ejemplares que tengan Título de Campeón de España o de un país extranjero reconocido por la F.C.I. y la R.S.C.E.

Clase Abierta (C.A.)

Para los ejemplares mayores de 15 meses.

Clase Trabajo (C.T.)

Para aquellos ejemplares mayores de 15 meses sometidos a este epígrafe. Para perros de utilidad que estén provistos del carnet de trabajo y hayan superado una prueba oficial con la calificación de SUFICIENTE como mínimo,

Clase Intermedia (C.I.)

Para los ejemplares de 15 a 24 meses en la fecha de apertura de la exposición.

Clase Jovenes (C.J.)

Para aquellos ejemplares que tengan más de 9 meses y menos de 18.

Clase Cachorros (C.C.)

Para aquellos ejemplares de tengan más de 5 meses y menos de 9 meses.

Clase Muy Cachorros (C.MC.)

Para aquellos ejemplares de tengan más de 3 meses y menos de 5 meses.

Clase Parejas (C.P.)

Para macho y hembra de la misma raza y del mismo propietario, presentados por una misma persona.

Clase Grupo de cria (C.CR.)

Para grupos de 3 a 5 ejemplares de la misma raza y variedad, sin distinción de sexo, de un mismo criador, aunque no sean de su propiedad en el momento de la exposición, e inscritos individualmente en alguna de las clases anteriores.

Clase Veteranos (C.V.)

Podrán participar en esta clase los perros que tengan más de 8 años, sin límite máximo de edad.

El comisario de ring, que es la persona que está con los papeles y ayuda al juez, irá llamando por el número que nos hayan dado al inscribirnos y cuyo dorsal habremos cogido al llegar.

Los mejores de cada clase volverán a competir entre ellos hasta que solo quede uno, que será el Mejor de Raza. Si el juez lo considera, aunque no es obligatorio, el mejor de raza obtendrá el C.A.C. (si es una competición nacional) o el C.A.C.I.B (si es internacional). Estos papelitos, con siglas que parecen sacadas de un atragante, significan Certificado de Aptitud de Campeonato de belleza, y son como tickets que te dan derecho a conseguir el título de Campeón de España de Belleza si consigues al menos 4.

Expo Canina-01

Los mejores de raza de cada grupo volverán a salir para ver quién es el mejor de grupo, y los mejores de cada grupo competirán entre ellos para ver quién es el Best in Show, el campeonísimo, el único que se llevará una gran copa y un saco grande de pienso, (también Arion o Royal Canin, no te creas). A todo esto se le llama “las finales” y normalmente son por la tarde. Pero tranquilo, salvo sorpresas, no te tendrás que quedar.

CONSEJOS PRÁCTICOS QUE NO HARÁS CASO

Tus ojos pasarán por estos consejos, aunque seguramente decidirás que no merece la pena y que estoy exagerando.

  1. Llévate un trasportín para tu perro. Da igual que sea un chihuahua o un gran danés.
  2. Que ese trasportín, si es grande, tenga ruedas.
  3. Lleva una silla plegable.
  4. Lleva agua. Comida no es necesario, a menos que tengas tanta confianza en tu perro que pienses que va a ganar a todos los demás a la primera y pasar a las finales. Aunque pienses eso no te lleves comida. De verdad que no vas a pasar a las finales.
  5. Ve pronto. Conseguirás aparcar más cerca y dentro podrás poner el trasportín al lado del ring que te toque.
  6. Llévate un imperdible.

TU PRIMERA GRAN EXPOSICIÓN CANINA

Como no me habrás hecho caso, si a la raza de tu perro se le juzga a las 11 de la mañana llegarás a las 10:15. Tú pensarás que es pronto, pero piensa que hay cientos de perros juzgándose desde las 9 de la mañana y que hay mucha gente que viene de fuera, incluso del extranjero, por lo que vete a saber desde cuándo están allí con su caravana o con su coche y remolque.

Te tocará aparcar fuera del recinto. Si me has hecho caso y llevas un trasportín grande para tu perro, el que tenías sin ruedas en casa, te darás cuenta de por qué era tan importante el punto 2 cuando te toque cargar con él durante medio kilómetro. Si preferiste saltarte el punto 1, te estarás riendo por dentro pensando en lo listo que eres. Tranquilo, ya me reiré yo.

Al llegar al interior del pabellón, te darás cuenta por primera vez de lo que es una exposición canina. 8, 9, 10, 11… corralitos donde corren muchos perros pulcramente peinados y muchas personas alrededor con mesas donde les dan los últimos retoques. Por primera vez verás razas como el san bernardo o el galgo afgano con sus largas melenas paseando de dos en dos, ocupando todo el pasillo, junto a personas de la limpieza que se afanan por mantener la moqueta libre de “accidentes”.

Si eres el listo que ha venido sin trasportín, te darás cuenta de que pasear por allí con un perro que no está acostumbrado al olor y al ruido que genera tanta gente dentro de un sitio cerrado y metálico lo único que hace es ponerle de los nervios. Y sabes que no te interesa que tu perro esté nervioso.

expo valladolid16

Si por contra, eres el que ha conseguido arrastrar el trasportín hasta el ring, verás que está todo ocupado y deberás irte a la última esquina del pabellón. Allí podrás dejar al perro tranquilo dentro (si está acostumbrado) y recoger el dorsal dando un pequeño paseo para ver por dónde van en el grupo que te toca. Entonces comprobarás que los horarios expuestos aciertan menos que los horóscopos de una gaceta local.

Lo normal es que te toque esperar, bastante. Piensa que de cada raza deben salir perros por clase de edad multiplicado por dos, machos y hembras. Así que puedes aprovechar para echar de menos esa silla que no te has traido (el suelo no parece la mejor opción para sentarse) y mirar a tus vecinos. Tal vez, la persona de al lado tenga un perro de la misma raza que el tuyo. Verás que ha traído una mesa plegable, que tiene 4 tipos diferentes de cepillos, que sin que le vea nadie saca un pintalabios negro y se lo echa en el hocico y que por fin  le corta unos pelitos de las orejas apartándose satisfecho cuan Miguel Ángel ante su obra.

Por vergüenza, sacas a tu perro, te agachas (tú no tienes mesa), sacas el único cepillo que tienes y que conservas desde que era un cachorro y le cepillas con mucho empeño mientras tu vecino te mira con suficiencia por encima del hombro.

Cuando llega el momento ten en cuenta que, por muy atento que estés, te pillará por sorpresa y tendrás que salir corriendo. ¡El número, el número! Tu vecino tiene un brazalete estupendo con la medida justa del dorsal, tú, que te has olvidado también del punto 6, acabas poniéndotelo con un clip roñoso que te encuentras por el suelo.

ENTRANDO AL RING: LOS NERVIOS, LOS GUSANITOS Y EL HANDLER

En la puerta del ring oyes a uno dando instrucciones sobre cómo actuar:

-Ponle el collar lo más alto posible, pegado a las orejas, y tensa la correa hacia arriba. Así el perro no puede tirar y le llevas mejor. No corras, trota con pasos largos. El perro se mueve mejor así. Para que se esté quieto…

Para que se esté quieto, ¿qué? Dicen tu número por segunda vez y te empujan hacia el ring. Dais todos una vuelta y os paráis. El juez mira a los perros, tu perro mira a un niño que come gusanitos detrás de ti y tú miras a los demás para averiguar lo que hacen para que se estén quietos. Algunos los tienen súper entrenados y están como un palo mientras les enseñan un premio, otros utilizan un juguete de pito (¿por qué eso no estaba en la lista?) que le mantiene la vista fija y la cabeza alta.

DSC_0055

Entonces el juez se acerca y te pide que coloques a tu perro, que lo único que le ve es el rabo. Tú luchas con tu perro que saliva ante los gusanitos del niño. Notas a todo el ring mirándote, a todo el pabellón pensando “mira el novato”. Al final consigues colocarle un segundo y el juez lo da por bueno.

Ahora viene la carrera. Corréis todos. Tú vas centrado en llevar la correa tensa y el collar alto y en trotar con zancadas largas cuando notas un tirón. Miras a tu lado, donde debería estar tu perro, y no está. Sigues la correa hacia atrás y le ves en esa postura ridícula, tantas veces repetida, mirándote con cara de “¿qué pasa?, los nervios”. Si pudieras te meterías debajo de la moqueta, pero vuelves a correr sorteando, al igual que todos, la plasta maloliente que ha dejado en mitad del camino.

El juez pide que te coloques el último y luego pide que corran solo tres. Son tres perrazos impresionantes, aunque la gente está pendiente por si pisan la bomba que has dejado antes. Se acabó. Da los tres excelentes y a ti te dice que muy bueno: “no he podido valorarlo bien, si no, también podría ser excelente” te dice el juez.

A la salida, tu perro te mira con cara de “¿lo he hecho bien?”. Pues claro Bobby, muy bien, chico. Al salir ves que el ganador se cambia el dorsal y sale con otro perro:

-Es un handler- te dicen.

-¿Qué es un handler?

-Un paseador profesional. Son especialistas en sacar a los perros a las exposiciones.

-¡No me jodas que se puede pagar a alguien para que haga todo esto!

DSC_0390

Para ver películas relacionadas con las exposiciones caninas pincha aquí.

 

 

 

 

 

Acerca de Patricio Jiménez (132 Artículos)
Bloguero y divulgador de temas de naturaleza.

2 Comentarios en Cómo sobrevivir a una exposición canina

  1. que recuerdos…y que panzada a reír.

  2. Muy bueno es post. Exactamente asi me siento en una exposicion canina…jaja

1 Trackback / Pingback

  1. Películas sobre exposiciones caninas – Cultura Animal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: